Clarividentes

Por Nazarena Laguardia

En agosto de 2009 un niño llamado Ignacio Carter desapareció extrañamente de su casa. Después de varios meses de buscarlo intensamente, un comisario decidió llamar a un vidente. Lo llamaron a su teléfono y lo primero y único que dijo fue “posición fetal,Kilometro 53 de la calle 13”. Se hizo un rastrillaje en ese mismo lugar. 2 metros bajo tierra había un cuerpo en descomposición en posición fetal. No había huellas dactilares, ni ninguna pista de ADN, ni nada. Ya pasaron tres años y no se encontró el asesino ni ninguna pista de quien puede ser. Tampoco se sabe como murió ni como llego el cuerpo hasta allí.

Image

Fotografía extraída de: http://darkdemons.uphero.com/Clarividencia.html

Anuncios

La casa de campo

Por Nazarena Laguardia

Romina, Martina y Rocío, tres primas que vivían en la cuidad, decidieron tomarse unas vacaciones e ir al campo. Sus primeros días fueron excelentes, linda vista, pastos verdes, árboles florecidos, animales tranquilos y una laguna muy cerca a donde ellas estaban. El quinto día no fue como los anteriores. “Sentí una presencia detrás de mí, tuve mucho miedo y decidimos irnos” escribió una de las chicas en su bitácora. En su viaje de vuelta a la ciudad, su micro se estrelló contra el auto de un anciano muy peculiar. El micro y el auto quedaron completamente destruidos salvo ese cuaderno. El anciano salió ileso pero extrañamente, todos los pasajeros del micro murieron.

Mucha gente aseguró haber también sentido lo mismo. Muchos piensan que está relacionado con el diablo ya que su antiguo dueño era un anciano raro que un día solo “apareció” y vendió su casa. Nunca nadie lo había visto y nadie lo volvió a ver. Es el día de hoy que esa casa todavía no fue habitada nuevamente por la sensación que causa.


Image

Foto extraída de: http://www.libelularias.blogspot.com.ar/2009/10/219-los-vecinos-de-enfrente.html

La casa abandonada

Por Nazarena Laguardia

Un grupo de 5 amigos se juntaron en una casa vieja y abandonada con el fin de realizar espiritismo. Cuando terminaron de preparar todo, el “portavoz” (quien iba a hablar con el espíritu) preguntó si a este le molestaba alguna presencia. Indicó a dos de los cinco chicos, y se retiraron de la habitación. Se marcharon hasta la calle comercial de su pueblo preguntándose por que los había elegido a ellos. Dos horas mas tarde, la casa abandonada se encontraba cercada por cintas policiales, rodeada por ambulancias y vehículos periodísticos la casa se había derrumbado con los tres chicos restantes dentro. Días mas tarde, cuando habían logrado sacar todos los escombros, se dieron cuenta que nada de aquella casa se había salvado exceptuando el tablero de ouija.

Foto extraída de: http://infinitomisterioso.blogspot.com.ar/2010/06/la-casa-abandonada.html